jump to navigation

SEGA Rally 2 (Dreamcast) 26/05/2008

Posted by JuMaFaS in Artículos, colaboraciones, Dreamcast, General, Videojuegos.
Tags: , , ,
add a comment

Vuelvo a las andadas de los copiar y pegar con el segundo artículo escrito para rinconportatil.net sobre los SEGA Rally de consolas de sobremesa que trata sobre la conversión de la recreativa del SEGA Rally 2 para la Dreamcast.

Bueno, ya de paso os dejo el enlace al artículo que he escrito ampliando el que ya publiqué aquí sobre el Blast Chamber.

Artículo escrito para Rinconportatil.net

Pantalla de presentación.

Aquí estamos ya para contaros cosas sobre el segundo capítulo del juego de rallies que triunfó en los salones recreativos y en las consolas de SEGA, voy a centrarme, al igual que en el artículo sobre la primera parte del juego, en la versión doméstica. Así que esta vez le toca a Dreamcast recibir la conversión de la recreativa.

Este va a ser un análisis algo peculiar porque voy a dedicarme a compararlo también con la primera versión, para ver las cosas que mejora o que no iguala la versión moderna, ya que el de Saturn salió en 1995 y esta secuela salió en 1999 y de los 32 bits pasó a los 128 de Dreamcast.

HISTORIA

En 1998 SEGA volvió a llevarnos a gastarnos el dinero en los salones recreativos con el siguiente capítulo de las carreras de rallies, trayendo de nuevo dos tipos de muebles, el de dos asientos y el individual con una pantalla más grande, pudiéndose juntar dos muebles dobles para conseguir partidas de 4 jugadores simultáneos.

Los muebles del derroche.

El juego añadía grandes novedades, sobre todo propiciadas por la mayor potencia de la placa Model 3, lo que nos dio mayor cantidad de circuitos y coches que en la primera entrega, además de coches mejor modelados y la aparición de cambios climatológicos que afectaban a la conducción y a la limpieza del coche, ya que estos iban ensuciándose conforme corrían.

Así que SEGA, teniendo en el mercado su potente Dreamcast, no dudó en versionar el juego a este sistema consiguiendo una versión mucho más parecida a la recreativa de lo que pudieron hacer con la primera en su paso a Saturn.

Y como muestra de que la gente de SEGA quería un juego con muchos derrapes solo hay que ver este anuncio del juego que sacaron en Japón.

CONDUCE Y SUFRE

En esta segunda parte la dificultad es una de las mayores diferencias que vamos a encontrar con respecto a su antecesora, ya que si en Saturn había que aprenderse bien los recovecos de los circuitos para conseguir ganar en el modo Arcade o hacer buenos tiempos en el modo “Time Attack”, en este nos encontramos con unos coches más “vivos” que los de la versión saturnera, lo que hace que su conducción sea más delicada, además de que el tiempo que se nos da para pasar por los puntos de control es muy ajustado y al más mínimo fallo ya lo pasamos mal para conseguir superarlos, así que ganar pruebas a las primeras de cambio es cosa sólo para profesionales.

Derrapando en el desierto.

Para empezar, además de su dificultad, nos trae más coches (20 contra los 3 del primero), más circuitos (17 contra los 4 del primero) y un modo de juego extra, lo que sirve para acallar un poco a aquellos que criticaban a la primera parte por ser muy corta.

Como en la entrega anterior, en todos los modos, quitando el de Campeonato de 10 años, al principio seleccionaremos circuito, coche y transmisión manual o automática.

En esta segunda parte tenemos el clásico modo Arcade que, como pasaba en el primero, podemos escoger entre correr por el campeonato o practicar uno de los circuitos, y consiste en lo mismo que la recreativa, o sea, terminar 4 circuitos pasando por los puntos de control antes de que se acabe el tiempo que se nos da, y al mismo tiempo intentando ganar a los otros 15 coches que tenemos que adelantar. Aquí podemos escoger entre 8 coches aunque si terminamos todas las carreras podremos seleccionar un noveno.

¡Cuidado que voy!

El nuevo modo es el Campeonato de 10 años, donde tendremos que superar cuatro tramos (como en el modo Arcade) en cada año, sólo que en 10 temporadas diferentes, con 16 circuitos diferentes divididos en 6 localizaciones, teniendo 5 de ellas 3 circuitos diferentes, algunos de ellos se repetirán pero con diferentes condiciones climáticas. Aquí la dificultad no baja y debemos conseguir terminar los tramos dentro del escaso margen de tiempo que nos da el juego, aunque tenemos la ligera ventaja de que nos permiten conocer las condiciones del circuito para que podamos preparar el coche antes de cada carrera, así podemos conseguir un coche más cómodo para cada prueba. Si terminamos un año, se nos desbloqueará el siguiente, y si además lo ganamos tendremos la opción de seleccionar un coche nuevo. Este modo da para pasar una buena temporada tratando de ganar todos los años.

Después tenemos otro clásico como es el “Time Attack”, donde nuestro único rival será el cronómetro, aquí podremos jugar con todos los coches y circuitos que tengamos en el Campeonato de 10 años además de escoger coches preparados por nosotros y seleccionar correr teniendo como referencia un “fantasma” del recorrido realizado para hacer el mejor tiempo que tenemos para batir.

La siguiente opción es el versus a pantalla partida en horizontal, donde dos jugadores podrán medirse entre ellos pudiendo correr con cualquier coche y circuito desbloqueado en el modo de Campeonato de 10 años. Podemos correr a 3 o 5 vueltas, con el temible “Time Lag” donde el paso del piloto que va en cabeza por un punto de control hace que a su rival se le active una cuenta atrás con el tiempo de que dispone para cruzar el mismo control para que no se le considere derrotado. También dispondremos del “Slower car Boost” que hace que el piloto que vaya por detrás gane un extra de velocidad para intentar alcanzar a su rival.

¡Pique!

Por último ya solo quedan las opciones de configuración del juego, donde se echa en falta la opción de la sensibilidad del control del coche que teníamos en el primer Sega Rally, pero a pesar de esa falta podemos encontrar la opción de configurar un coche a nuestro gusto y guardarlo, ver los records tanto de las diferentes pruebas como de los “Time Attack” y la curiosa e interesante opción de poder conocer datos de los coches con la opción “Car Profile”, viendo el seleccionado en movimiento mientras un narrador nos explica su historia y curiosidades.

Asi es el Imprezza.

Así que, como se puede ver, ha aumentado la duración del juego gracias al nuevo modo de competición y a la mayor cantidad de coches y circuitos, aunque la dificultad puede que haga que te tomes un descanso del juego o lo contrario, que te piques para intentar pasar ese circuito que tienes atravesado.

VER Y OÍR

Bueno, en el apartado gráfico este juego arrasa con su antecesor, modelados de los coches también muy grandes pero en esta ocasión mucho más detallados, con líneas más suaves y los escenarios mucho mas realistas, aunque siguiendo con la aparición repentina de los fondos y sin añadir más vistas para conducir, siguiendo con la vista desde detrás y la subjetiva. Las animaciones de los coches son más “sosas” que en el anterior Sega Rally, ya que aquí éste no se balancea casi, no como en el primero donde llegaban casi a ponerse a dos ruedas, y en un salto mal tomado se inclinaba y aterrizaba sobre las ruedas de un lado, cosa que en esta segunda parte no vemos. Su comportamiento es más rígido, no pierden la horizontalidad, vamos, que tienen unas suspensiones con piedras en lugar de muelles, se ve que al tener tanta variedad de coches han tenido que dejar un poco los detalles de los movimientos, aunque han añadido los espectaculares fogonazos de los escapes a la hora de dejar de acelerar. Otro gran detalle es que las carrocerías se ensucien si pasan por charcos o circuitos enfangados, y la posibilidad de correr en algunos circuitos por la noche, nevando, lloviendo o con niebla.

Y me he dejado el paraguas en casa.

En cuanto al sonido, cumple como en su primera parte, con músicas que se dejan oír pero que no tapan los sonidos de los motores. Una cosa curiosa es que podemos escoger entre copiloto masculino o femenino para que te vaya cantando las curvas, que en esta versión las descripciones son más detalladas, informándote de la distancia a la curva, su longitud, dificultad de ésta, dirección y alguna indicación extra como el mítico “Maybe” que mucha gente interpretaba como “Baby”. Eso sí, hay veces que te lías si no estás atento a la distancia porque piensas que la curva que te canta te va a venir y todavía queda un trecho hasta ella.

CONTROLANDO LAS MÁQUINAS

La principal diferencia es que los coches son más nerviosos y de respuesta demasiado brusca (por ahí leí algo como que los coches de la primera versión son mas pesados que los de ésta) por lo que el más mínimo toque del control puede hacer que el coche se cruce y al intentar rectificarlo termine dando un bandazo para el otro lado. Esto hace de la conducción algo más estresante que en la versión de Saturn donde el coche estaba más controlado y quizás sea un reto mayor. Así que entre el control y los tiempos tan ajustados para superar los puntos de control tenemos un juego difícil como ya comenté antes, y que puede llegar a desesperar algunas veces.

¡Voy sin frenooooos!

El coche lo controlamos con los gatillos analógicos del pad para acelerar y frenar y el stick o el pad para dirigirlo, así que tenemos una conducción más realista al poder jugar más con el nivel de acelerador o freno que damos para controlarlo.

TERMINANDO QUE ES GERUNDIO

A pesar de su alta dificultad y su control demasiado sensible no deja de ser un gran juego que te termina enganchando, no se si por la dificultad que hace que sigas intentando superarte o por el reto de ir descubriendo nuevos coches que poder conducir.

Un gran fallo del juego es que antes de terminar de jugar tienes que guardar manualmente, ya que como se te pase pierdes todo lo conseguido, no se el porqué no tiene una opción de autoguardado.

Se acaba el tiempo.

Así que tenemos una versión más completa en el tema de modos de juego, circuitos y coches, una dificultad algo elevada incluso en el nivel fácil y unos gráficos que están a la altura de la recreativa, resumiendo, un juego que todo amante de la conducción deberían probar, eso sí, solo buscando la diversión ya que como pasaba con el de Saturn, es un juego completamente arcade.

SEGA Rally Championship (Saturn) 16/05/2008

Posted by JuMaFaS in Artículos, colaboraciones, General, Saturn, Videojuegos.
Tags: , ,
add a comment

Bueno, pues como estoy falto de inspiración y ganas para escribir mucho, pues os voy a ir dejando los artículo que he escrito para Rinconportatil.net sobre los mejores SEGA Rally sacados para consolas de sobremesa empezando por el primero, el SEGA Rally Championship de la Saturn. 😉
Así que paso a darle al cortar y pegar y aquí os lo dejo. 😉

Artículo escrito para Rinconportatil.net

Aquí empieza todo

Con este artículo quiero empezar una trilogía de análisis/comparativas que recoja los que para mucha gente son los 3 mejores SEGA Rally para consola que ha parido la compañía del erizo azul. Éstos son, SEGA Rally Championship de Saturn, su segunda parte que apareció para Dreamcast y el actual SEGA Rally aparecido para PS3 y Xbox360. Me salto SEGA Rally 2006 porque no creo que merezca llevar ese nombre, quizás solo se salve que venía con la versión del juego original de la recreativa.

Y como mandan los cánones empezaremos por el principio, con la versión de la 32 bits de SEGA.

Aunque antes de empezar quiero confesar una cosa, me llamo JuMaFaS y soy fan del SEGA Rally Championship. O:)

HISTORIA

En 1995 SEGA lanzó su consola de 32 bits antes que nadie, lo que les llevó a precipitarse al dar a los clientes una serie de productos que como fueron dos conversiones de grandes éxitos de los salones recreativos de la compañía como son “Daytona USA” y “Virtua Fighter” pero con resultados mediocres debido a la falta de tiempo para depurar ambos juegos.

Pero al año siguiente lanzaría una gran recreativa que fue “SEGA Rally Championship” para su placa Model 2 que fue un éxito, además de una máquina espectacular con un mueble con dos puestos que simulaban asientos deportivos y que podía llegar a conectarse con otro mueble para conseguir piques a 4 jugadores, aunque también habían muebles individuales donde se simulaba un solo coche, y en Japón llegaron a sacar una versión en la que se conducía desde el interior de un Toyota Celica real.

Sentadito se está más cómodo.

Como era de esperar, SEGA quiso lanzar este juego para su nueva consola, pero esta vez se lo tomaron con más calma y consiguieron, en un sistema que estaba en pañales e inferior técnicamente a la recreativa y del que todavía no sabían explotar todo su potencial, una conversión que respetó todo el espíritu de la recreativa, lo que le llevó a ser considerado el mejor juego de coches lanzado para Saturn y que también se puede llevar el título de padre de los actuales juegos de rallies.

CONDUCE Y PUNTO

El juego era tan sencillo y directo como seleccionar transmisión manual o automática, coche, y pista para empezar a disfrutar de una conducción arcade pero sin renunciar al comportamiento realista del coche, tanto a nuestras ordenes como ante el terreno, un control muy preciso y cómodo y unos gráficos que hoy día pueden parecer una castaña pero que para la época eran de los modelados de coches de mayor tamaño mostrados en un videojuego.

Easy Right, maybe!!!

Pero bueno, vamos al lío que es contaros más o menos como era el juego, que viniendo de SEGA era un estilo totalmente de recreativa lo que hacía que mucha gente, sobre todo los amantes de las simulaciones, lo tachasen de irreal, corto y con pocas variantes. Pero si uno lo que quiere es divertirse sin compliocaciones la mejor manera es ser conciso y directo cosa que sí que tiene el SEGA Rally Championship.

Así que en la recreativa el sistema de juego era el clásico de correr por los circuitos intentando superar a nuestros rivales al mismo tiempo que teníamos que cruzar los puntos de control antes de que se acabase el límite de tiempo, un límite que nos hizo gastar bastantes monedas a más de uno.

Para gastarnos el dinero el juego nos daba la oportunidad de elegir entre dos coches reales, el Toyota Celica GT-Four y el Lancia Delta HF Integrale, y tres circuitos (desierto, bosque y montaña) cada uno con un diferente nivel de dificultad y diversión. 🙂

Menú principal

La conversión para la Saturn mantuvo este concepto en su modo Arcade, aunque teníamos dos opciones:

– Correr un campeonato, o sea, los tres circuitos seguidos con un extra si terminamos primero, en forma de cuarto circuito como es el del lago, donde si ganábamos conseguíamos otro extra del juego, el Lancia Stratos, el coche más rápido pero también más difícil de conducir, porque ya se sabe que el que algo quiere… 😉

Correr un circuito sólo para practicar en el que se guardaban los records para intentar superarlos posteriormente.

Además del modo arcade teníamos el modo Time Attack donde corríamos solos, o acompañados del coche fantasma de la carrera con la que se hizo el mejor record, en el circuito que escogíamos para intentar batir el mejor tiempo, aquí se nos guardaban los mejores tiempos pudiendo verlos clasificados por coches, tipos de transmisión y si el coche estaba modificado, además, si disponíamos del cartucho Memory Backup se nos guardaba la repetición de la carrera que tenía el record de cada circuito y los coches fantasmas correspondientes.

El tunel

También teníamos un modo de 2 jugadores a pantalla partida horizontalmente y en los que se podía correr a 3 o 5 vueltas al circuito escogido, pudiendo seleccionar una diferencia de hasta 30 segundos en la salida a recorrer el tramo entre los dos jugadores para así igualar la cosa cuando había diferencia de nivel entre ellos.

El otro modo para jugar entre dos era el más estresante, el llamado Time Lag que consistía en seleccionar un tiempo límite de hasta 9 segundos que tendría el que vaya por detrás en la carrera para pasar por un punto de control después de que lo haya hecho el primero dando por finalizada la carrera una vez este tiempo era superado.

Una opción que podíamos activar para igualar los duelos era el de “Slower Car Boost”, o sea, que el que fuese por detrás tenía un coche más rápido. 🙂

Otra opción que tenía el juego, diferente a la recreativa, era la posibilidad de “tunear” el coche con unos reglajes que se adaptasen mejor a nuestra conducción y guardar hasta 4 configuraciones diferentes.

¡¡¡Esto derrapa mucho!!!

En ellas podíamos modificar de comportamiento del coche, el tipo de ruedas, la dureza de las suspensiones y la válvula de escape del turbo.

Sabiendo escoger bien estos reglajes podíamos conseguir un coche ideal para cada pista.

Ya veis que para lo que se ve hoy día son pocas opciones, pocos circuitos y pocos coches, pero si lo que buscas es divertirte, en este juego lo tenías todo para hacerlo, en el modo de 2 jugadores picándote con los amigos y familiares, y en el modo de un jugador, por lo menos para los fans del juego, todavía seguimos disfrutando tratando de seguir encontrando esa manera de tomar una curva, de sortear un bache o de tomar un salto que nos haga ganar la décima que necesitamos para pulverizar nuestro mejor tiempo.

VER Y OIR

Ahora vamos a apreciaciones al margen de lo que es la jugabilidad.

Lo primero, los gráficos, que comparándolos con lo que hay hoy día (solo hay que ver a su último sucesor) estaban a un nivel bajo, ya que las texturas eran poco detalladas y se pixelaban cuando se acercaba la cámara, pero echando la vista atrás los gráficos de los coches eran de lo mejor que se podía echar uno a los ojos, con un movimiento suave y muy real, viendo como trabajan las suspensiones, como entrando muy fuerte en una curva el coche casi se ponía a 2 ruedas o como rebotaba el coche al llegar a un salto, aunque claro, se notaban las diferencias entre la consola y la placa de la recreativa, además de la todavía falta de conocimiento del sistema por parte de los programadores, representados en fallos como la generación brusca de fondos, el baile de algunos polígonos cuando el coche se acercaba a cámara y el problema de la Saturn para generar transparencias lo que hacía que el polvo que levantaba el coche pareciese gravilla.

Vaya ¿polvareda?

Pero esos detalles no servían para empañar la jugabilidad. ¿O es que vas conduciendo mirando al horizonte? ¿O te vas a molestar por que se mueva un polígono cuando has terminado la carrera y con los tiempos que has hecho se ve de fondo el coche? ¿Y mientras que no te de a ti de verdad realmente importa si es polvo o grava?

En cuanto al sonido, cumplía bastante bien su cometido, las melodías en calidad CD te acompañaban sin molestar y los sonidos del coche estaban conseguidos, me encanta el ruidito de la válvula del turbo cuando soltabas el acelerador. También está la voz del copiloto que va indicando las curvas al mismo tiempo que te aparece un icono en pantalla como apoyo a lo que te va diciendo.

Resumiendo, un juego con las limitaciones típicas de las consolas de 32/64 bits. ¿O las nieblas de N64 eran porque en esa consola hacía un tiempo húmedo que te cagas?

CONTROLANDO LAS MÁQUINAS

Una de las mejores cosas que tenía el juego era el control ya que el coche respondía al instante a lo que hacías, eso sí, tenías que aprender a dominarlo porque no era lo mismo conducir sobre tierra que sobre asfalto, o el saber controlar el coche a la salida de un salto donde entrabas mal. Además, los que diseñaron las pistas tuvieron mala uva ya que pusieron algunos baches en lugares estratégicos que hacían que tuvieses que ir atento a controlar posibles meneos que te daba el coche si te salías de la trazada buena, pero hicieses lo que hicieses el coche respondía al instante.

Te estoy viendo

En Europa nos quedamos con SEGA Rally Championship que salió y punto, pero en EE.UU. Y Japón sacaron posteriormente ediciones especiales que incorporaban el poder jugar vía modem con otro jugador y además incorporando el reconocimiento por parte del juego del 3D Controller (el pad analógico de la Saturn que incorporaba dos gatillos analógicos como los que usan ahora las next-gen) por lo que podíamos jugar acelerando y frenando con los gatillos pudiendo ajustar el nivel de acelerador o freno que queríamos aplicar además del control analógico para la dirección, aunque ahí el juego perdía ya que hacía que el control fuese menos preciso que los típicos toquecitos del pad digital.

Otra opción era el Arcade Racer (el volante de la Saturn) pero tampoco llegaron a afinar el control con este accesorio, así que esta visto que SEGA Rally Championship fue un juego diseñado para usar los pads digitales.

TERMINANDO QUE ES GERUNDIO

Bueno, si habéis terminado de leer imagino que sabréis cual es mi conclusión, ¡UN JUEGAZO!

ero claro, para un purista el juego viene corto de opciones, para un jugador actual le puede parecer una antigüedad, pero para un amante de los clásicos éste es un juego que merece entrar en la lista de los imprescindibles y que marcó una antes y un después en el mundillo de los videojuegos.

¿Y tu a que grupo perteneces?

GAME OVER ¡YEEEEAH!

Cositas 8. 06/04/2008

Posted by JuMaFaS in Avisos, Blogs amigos, Cositas, General, Páginas videojuegos, Personal, Recomendados, Saturn, Videojuegos.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

Para empezar informaros que como el colega y paisano ElRoSSo he empezado a colaborar en la web rinconportatil.net escribiendo algunos retro-artículos; vamos que la sección Retro de la web va a ser casi territorio exclusivo de ElRoSSo y servidor. 😉

Para empezar he optado por hacer una trilogía de artículos sobre las que creo (y pienso que más de uno estará de acuerdo conmigo) que son mejores versiones del SEGA Rally salidas para consola como son la del original de la Saturn (sobre la que trata este primer artículo), la segunda parte que se hizo para la Dreamcast y la última versión salida para la PS3 y Xbox360. También es posible que intente hacer un epílogo dedicado a las recreativas que son la madre de estas versiones, pero el tiempo ya dirá si me pongo a ello. :m

Pues si queréis leer el artículo podéis llegaros por aquí y le echáis un vistazo al mio y al pedazo de artículo que ha escrito ElRoSSo sobre la historia de la saga Mortal Kombat. 😉

También anunciaros que ya hay resultados del C4 – 2007 Saturn Coding Contest y tenemos a nuestra disposición una iso con los trabajos que han participado que podemos descargar desde aquí y donde también se puede ver los resultados del concurso. No he visto los juegos rulando en la Saturn, a ver si me pongo y tuesto la iso, pero he visto los videos que Rockin’ B ha colgado de estos trabajos y ha tenido este año un nivel muy bueno.

Y para terminar otro concurso que lleva un tiempo en Insert Coin y que consiste en que la gente haga sus propias versiones de canciones de videojuegos y que una vez que se cerró el plazo de presentación ahora podemos oirlas todas y votar nuestra favorita, eso sí, avisar a los indecisos que se abstengan de pulsar el enlace que pondré a continuación porque el nivel de las canciones presentadas es muy alto y es muy difícil decidirse por una.

Desde aquí podéis llegaros para oirlas y votar vuestra favorita.