jump to navigation

Dos consolas para soñar 17/12/2016

Posted by Vecin in Atari Lynx, Consolas, Game Cube, General.
Tags: , ,
4 comments

 Por muchas consolas, por muchos juegos que tengas, siempre hay cosas que no tienes y te gustaría tener. Por el precio, por falta de espacio, por falta de disponibilidad… por mil y un motivos, siempre hay cosas que nos faltan y que deseamos. Así que hoy os invito a soñar, y que compartáis que consolas os gustaría tener y no poseáis. Eso sí, para que no se haga esto muy largo, vamos a limitar esto a tan sólo dos sistemas. Obviamente, como se trata de soñar, pues no hay que tener en cuenta los problemas de precio y demás que os contaba unas líneas más arriba. Os presento las dos consolas que me ocupan los sueños:

atari-lynx

 Pues sí, me gustaría muchísimo tener una Lynx. Junto con la 2600, seguramente sea la consola de Atari con mejor catálogo. Pero no penséis que escojo la Lynx solo por el motivo citado o por mi querencia por la compañía californiana. Creo que la Lynx tiene un catálogo muy bueno en líneas generales, y unas conversiones de arcade sencillamente brutales.

 nintendo_gamecube

 Y Gamecube es otra de las consolas que me gustaría poseer. Creo que es un sistema infravalorado, con títulos muy interesantes y auténticas obras maestras del videojuego. Creo que incluso N64 está más valorada, en términos generales, que la 128 bits de Nintendo. Que queréis que os diga, tengo ganas de jugar al Eternal Darkness en su hardware original…

 He puesto estas dos y hay muchas más que me gustaría tener (una Neo Geo, una Saturn, una Pc Engine..) pero bueno, tal vez estas dos sean las que más me gustaría poseer. Ahora os animo a que pongais vuestras dos consolas que no tenéis y que os gustaría tener, y si ya podéis poner unas líneas explicando el porqué de vuestros deseos, pues mejor que mejor…

Sagas Legendarias (III): F-Zero (Parte III y última) 12/10/2012

Posted by Vecin in Arcade, Artículos, Game Boy Advance, Game Cube, N64, Sagas Legendarias, Super Nintendo, Videojuegos.
Tags: , , , , , , ,
3 comments

A tenor de los comentarios de Jumafas cuando escribí sobre el F-Zero X, parece que estoy cumpliendo mi “objetivo” de que Jumafas se “envicie” también a los juegos de carreras de naves. Voy a presentarle hoy los juegos restantes de la saga F-Zero, para que el “mono” en Jumafas vaya creciendo más y más xD

F-Zero: Maximum Velocity

 Antes de empezar a hablar del primer juego de la saga en Game Boy Advance, voy a hacer un pequeño inciso retomando de nuevo el F-Zero X. Cuando hablé del juego de la N64, se me olvidó comentar que, en el año 2000, dos años después del lanzamiento del juego original, se lanzó para 64DD F-Zero X Expansion Kit, que incorporaba las siguientes novedades: un editor de vehículos, dos nuevas copas, tres nuevas naves, nuevas músicas y lo más importante, un editor de pistas. Una buena pieza de coleccionismo para los fans de la 64, sin duda. Pero avancemos ahora en el tiempo un año más, y situémonos en el año 2001. Game Boy Advance acaba de llegar al mercado, y tal y como pasó con su ilustre antecesora la Super Nintendo, F-Zero fué una de las franquicias elegidas para acompañar a la nueva máquina. Y la verdad, simplificando mucho las cosas, se podría decir que F-Zero: Maximum Velocity es una actualización del juego de Super Nintendo. Esto pasó varias veces en el catálogo de la Advance. La presentación global del juego y el estilo gráfico del juego está muy basado en el juego de la Super, no hay más que ver el vídeo del final de este pequeño recordatorio. El apartado sonoro nos da una de cal y otra de arena: la música, al menos para mi gusto, no raya en las altas cotas de calidad que caracterizan a la serie en este apartado, pero donde Nd Cube (la subsidiaria de Nintendo responsable de este título) sí echó el resto fué en los efectos de sonido, de los mejores en toda la serie. Desde el paso de las naves a la onda que recarga la energía de la nave, todos los efectos de este juego son absolutamente geniales. A nivel jugable, si ya conoces el F-Zero de Super Nintendo este te resultará tremendamente familiar, y en Nintendo han tenido a bien repetir el esquema de ir desbloqueando naves y campeonatos a medida que vas progresando en el juego, medida esta adoptada del F-Zero X. Unos pocos puntos negros (gráficos que podrían haber sido mejores y unas músicas no muy buenas) hacen de este Maximum Velocity el juego posiblemente más flojo de toda la saga, pero aún con todo es mejor que la media general y se convierte en una excelente opción para acompañar a tu Advance.

F-Zero: GX

 Es muy frecuente leer que F-Zero Gx es el mejor juego de la saga. Baste el dato de que, hace unos años, resultó uno de los elegidos en un listado de los 100 mejores juegos de la historia que realizó la prestigiosa publicación británica Edge. Realizado con la colaboración de Sega Amusement Vision, nunca hasta la fecha se había visto un F-Zero tan demencialmente rápido como este. Realizado a la vez en versión arcade y doméstica (F-Zero Ax y F-Zero Gx, respectivamente), se notó mucho la mano de Sega en el juego. Si Maximum Velocity recordaba al F-Zero original, este F-Zero Gx nos recuerda al ilustre F-Zero X. El apartado gráfico se ha visto beneficiado del nuevo sistema que soporta al juego, y lucen mejor que nunca en la serie: bienvenido al espectáculo de luz y color en el que se ha convertido F-Zero Gx. F-Zero Gx es el típico juego del que ya disfrutas sin cojer el gamepad, simplemente presenciando una partida. Prepárate a disfrutar de un scroll prácticamente insuperable, las ralentizaciones, simplemente, no existen; y el juego está plagado de detalles que no hacen sino engrandecer aún más el apartado gráfico de F-Zero Gx. De nuevo nos encontramos con un remix del tema principal de la serie, a la que se añaden otras músicas de corte electrónico que le sientan de maravilla al título. Los efectos sonoros siguen siendo buenos, y el locutor de las carreras es un buen añadido. Como os decía al principio, todo en este juego está centrado en la velocidad, lo que hace que al principio incluso os pueda resultar un título un tanto incontrolable; pero esa sensación frustrante se pasará a base de echarle horas al juego. La novedad jugable más importante del título es la introducción del modo historia, que no hace sino redondear el cúmulo de virtudes que es esta entrega de F-Zero para Gamecube. Después de leer estas líneas, pensaréis que posiblemente yo también esté de acuerdo con la afirmarción de que F-Zero Gx es el mejor F-Zero hasta la fecha, pero no es así. Sus virtudes son innegables, pero para mí no tiene el carisma ni la calidad de, por ejemplo, F-Zero X. Como siempre, esto es subjetivo, no deja de ser una opinión más de un aficionado a la saga; pero lo que me molesta enormemente es que haya una especie de “dictadura” ordenada no sé muy bien por quién, y que parezca que el que no está en el redil de F-Zero Gx ya es un ignorante que no entiende nada de videojuegos. Y después de esta pequeña opinión, sigamos repasando la saga F-Zero.

F-Zero: Gp Legend

 F-Zero Gp Legend es, de momento, la última entrega de la serie que nos llegó a los occidentales. Si antes decía que F-Zero Gx no me parecía el mejor juego de la serie, ese puesto creo que lo podría ocupar perfectamente F-Zero Legend, de la mano de F-Zero X. Dos años después de la llegada al mercado de Maximum Velocity, Nintendo se sacó de la manga este Gp Legend, basado en la serie de anime. En esta ocasión, el Capitán Falcon no es el protagonista principal del juego, sino que le cede ese puesto a Rick Wheeler (Ryu Suzaku en el anime original japonés). Casi se podría decir, que Maximum Velocity es un test de Nintendo antes de sacar este Gp Legend. De nuevo se optó por un estilo gráfico similar al del juego original, pero potenciado al máximo. Las naves ya presentaban la “estela” de los motores que se introdujo en F-Zero Gx, y la diferenciación entre ellas fué mayor que en los títulos anteriores de la saga en 2d. F-Zero Legend hace un magnífico uso del Md-8 (una versión del Modo 7 de la Super en la portátil de Nintendo), que hace que el juego presente un aspecto visual extraordinario. En cuanto a las músicas… bueno, son un poco “las de siempre”, (lo mismo podemos decir de los efectos sonoros) pero es que estamos hablando de una saga que destaca especialmente en este apartado, siendo una de las grandes referencias junto a otras sagas como Castlevania o Guilty Gear. Y la jugabilidad, como no podía ser de otra forma, es pura crema. Un control perfecto (mucho menos duro que el de Gx), una variedad de modos de juego apabullante, y mucha más velocidad que en Maximum Velocity (aunque sin llegar a la locura de Gx) hacen de este título, en mi opinión, el culmen de la saga. Como os dije con F-Zero X, deberíais probarlo aunque sea en emulador.

F-Zero: Climax

 De momento, F-Zero Climax es el último juego de la saga que ha salido al mercado hasta la fecha. Lanzado en exclusiva al mercado japonés en el año 2004 (ya llevamos casi 10 años sin ningún nuevo F-Zero, qué barbaridad), Climax sigue las pautas marcadas por Legend, aunque sin llegar a las cotas de calidad de este último. Lo más destacable de Climax es, sin lugar a dudas, el editor de pistas, que no se había visto desde F-Zero X Expansion Kit, y que otorgan una vida casi ilimitada al cartucho. No voy a hablar mucho más de Climax, porque la verdad es que tan sólo he jugado un par de partidas esporádicas (al contrario que al resto de títulos de la saga); por lo que aún no tengo una opinión bien formada del título. De las dos grandes sagas de juegos de carreras de naves (Wipeout y F-Zero) yo me quedo sin dudarlo con F-Zero, por carisma, calidad y diversión. Espero que hayáis disfrutado de la lectura de este puñado de líneas recordatorio de la saga de Nintendo, y os emplazo a la lectura de mi próximo artículo. Ah! Y que paséis un buen puente del Pilar, mismamente viciando a alguno de los F-Zero disponibles 😉

Sagas Legendarias (III): F-Zero (Parte II) 06/10/2012

Posted by Vecin in Arcade, Artículos, Game Boy Advance, Game Cube, N64, Sagas Legendarias, Super Nintendo, Videojuegos.
Tags: , , , , , , ,
8 comments

Ya han pasado unas cuantas semanas desde que escribí mi anterior entrada en el blog, que versaba sobre el primer F-Zero para la Super Nintendo. Así que, y en vista de que Jumafas tampoco se anima a escribir; vamos a continuar repasando la saga F-Zero, en esta ocasion recordaremos el capítulo que tuvo como escenario a la Nintendo 64, me refiero lógicamente a F-Zero X.

F-Zero X

 A F-Zero X le tengo un cariño especial. Cuando llegó la época de las 32 bits, todos mis colegas se pillaron la Playstation. Yo tuve paciencia, seguí tirando con mi Super Nintendo (con juegazos como Donkey Kong Country 2 o Yoshi´s Island, no se me hizo muy dura la espera). Mientras, yo iba a casa de mis amigos a echarme vicios a la Playstation, a juegos como Ridge Racer, Toshinden o Wipeout. Yo, mientras, seguía confiando en Nintendo, estaba seguro que una empresa que había parido la Super Nintendo, no me podía fallar con su siguiente sistema de sobremesa. Fué así como, en las Navidades del 97, me pillé una N64 con el Super Mario 64. Como ya he dicho, ya había visto un montón de juegos de la PSX (ninguno de mis amigos se compró la Saturn), pero todos ellos parecían versiones beta al lado de Super Mario 64. Era increíble el colorido, la belleza y las excelencias jugables del debut del fontanero italiano en la 64. Mis amigos, se ponían verdes de envidia cuando los invitaba a mi casa… Unos cuantos meses más tarde, cuando ya me había pasado el juego y lo había exprimido a fondo, me acerqué una mañana de Sábado a mi tienda habitual, para comprarme un cartucho para mi consola. Aunque la N64 tenía un buen catálogo, es muy cierto que el ritmo de lanzamientos para el sistema distaba mucho del que disfrutaba la PSX. Así que entré en la tienda sin tener muy claro qué comprar. Después de un buen rato echando un vistazo, me decidí por el F-Zero X. Aunque el F-Zero original no lo tenía para mi Super Nintendo, sí que lo había jugado a fondo ya que me lo habían prestado, y me había parecido un gran juego. Os puedo asegurar que nunca me arrepentí de mi elección. Todas las virtudes que presentaba el cartucho original, estaban aquí potenciadas y mejoradas al máximo. Aunque los gráficos habían perdido el colorido del juego original, se le había dotado al juego de un aspecto oscuro más acorde con el argumento del mismo. Las músicas eran, en su mayoría, remixes del juego anterior, y se incorporaron también nuevas músicas de una gran calidad. Pero donde más mejoró el juego fué en el apartado jugable. Se incrementaron muchísimo el número de naves disponibles (sólo 4 en el original, en este podías desbloquear hasta 30 naves distintas, cada una con sus características bien diferenciadas). También aumentaron el número de pistas y campeonatos disponibles. Uno de los pocos aspectos jugables negativos del primer F-Zero fué la imposibilidad de echarse unos piques en un modo a 2 jugadores. F-Zero X resolvió este problema con creces, permitiendo partidas de hasta 4 jugadores simultáneos a pantalla partida. Y la característica primordial de F-Zero, que es la velocidad, se aumentó aún más en esta continuación. Todo en este juego se mueve de maravilla, sin ralentizaciones ni ningún otro defecto que moleste en el desarrollo de la partida. Para mí, este es el mejor F-Zero junto con otro del que hablaremos en una próxima entrega de este Sagas Legendarias. Sé que a veces, los recuerdos y el cariño que le puedas tener a determinado título te lo hacer ver mejor de lo que realmente es; pero creo sinceramente que este no es el caso. F-Zero X es un juegazo, y deberías probarlo aunque sea en emulador. Con un vídeo del juego os dejo hasta la próxima entrega de este Sagas Legendarias, en el que ya daré por concluído este pequeño recordatorio al F-Zero.

Sagas Legendarias (III): F-Zero (Parte I) 24/09/2012

Posted by Vecin in Arcade, Artículos, Game Boy Advance, Game Cube, N64, Sagas Legendarias, Super Nintendo, Videojuegos.
Tags: , , , , , , ,
10 comments

 En mi afán permanente por tratar nuevos temas en el blog, he escrito, a lo largo de todos estos años; de muy distintos tipos de juegos de los que normalmente no se hablaban por el blog, o al menos no con mucha asiduidad: juegos de lucha, matamarcianos, RPG´s… De juegos de coches se ha hablado ya en bastantes ocasiones, pero no así de los juegos de carreras futuristas, normalmente con naves; y que parece que no despiertan la curiosidad de Jumafas. Si bien su último artículo trata sobre un juego de este tipo, de su lectura se deduce que el Gran Chaser de Saturn no es gran cosa… hoy vamos a empezar a repasar una saga de juegos que desde luego todos ellos rayan a una buena altura. Empezemos a repasar y a recordar al F-Zero.

F-Zero

 Super Mario World, Super Soccer, Super Tennis y F-Zero. Los cuatro juegos de lanzamiento de la Super Nintendo en nuestro mercado, y todos ellos de una calidad excelente, especialmente Super Mario World y el juego del que tratamos en estas líneas. Y pensar que ahora hace falta, por lo menos, un año para que las compañías empiezen a sacar buenos juegos para sus máquinas… en fin, sea como fuere, la Super Nintendo vió nacer en su circuitería un buen puñado de clásicos de la compañía del fontanero, y F-Zero fué uno de ellos. F-Zero fué el típico juego de lanzamiento para demostrar el poderío de la nueva máquina, en este caso Super Nintendo. Y si por algo se caracteriza Super Nintendo es por su famoso Modo 7, haciendo este título gala de un empleo magistral del citado efecto gráfico, que se asemeja a las 3d. En el momento de su lanzamiento, no había ningún juego de velocidad tan rápido como este, y, desde luego, ninguno tenía un aspecto gráfico más impresionante. Añadidle a este cóctel unas melodías excepcionales y unos buenos efectos sonoros, amén de una jugabilidad suave e impecable, y tendréis como resultado una joya atemporal de los videojuegos. A pesar de su lejana fecha de lanzamiento (1990), F-Zero de Super Nintendo aún es perfectamente jugable y divertido, incluso para los estándares de hoy en día. Unos cuantos años más tarde, concretamente en 1996 y 1997, saldrían para el Satellaview de Nintendo Bs F-Zero Grand Prix y Bs F-Zero Grand Prix 2, que aportaban ligeras mejores (nuevos circuitos y cosas así al juego original). Como la saga F-Zero no es muy extensa, voy a dar por finalizado la primera parte de la misma, y os emplazo a una próxima lectura en la que seguiremos repasando esta saga de velocidad de Nintendo.

Sonic Cd 20/12/2009

Posted by Vecin in Artículos, MegaCD, PS2, Videojuegos.
Tags: , , , ,
12 comments

 Resulta curioso que, a pesar de que en el blog se respire un ambiente tan seguero, pocas veces se hable de los juegos del puercoespín azul. De hecho, así de primeras sólo recuerdo un artículo que un servidor realizó sobre el Sonic Triple Trouble. Sin ser un mal juego, el Sonic Triple Trouble es un producto “menor” al lado del juego que vamos a comentar hoy. Os presento a la que tal vez sea la más magna aventura del puercoespín azul en 2d, os presento a Sonic The Hedgehog Cd.

Carátula yankee del juego

 Hasta que apareció Sonic The Hedgehog, el catálogo de Megadrive disfrutaba de algunos buenos juegos, conversiones de recreativas sobre todo, pero tal vez ninguno de ellos daba la sensación de ser de 16 bits. Parecía como si simplemente, la Megadrive fuese una Master potenciada, pero la llegada de Sonic the Hedgehog lo cambió todo. Estaba claro que ninguna máquina de 8 bits tendría capacidad técnica para un juego así, y el juego no sólo fué una demostración de fuerza de Megadrive: también fué un juegazo. Las ventas acompañaron, y rápidamente el puercoespín azul se erigió en la nueva mascota de Sega, dejando en el olvido al otrora entrañable Alex Kidd. Obviamente, en Sega empezaron ya a pensar en una secuela. Todo parecía indicar que la responsabilidad recaería de nuevo en Yuji Naka (el programador jefe de Sonic the Hedgehog) y Naoto Oshima, el creador de Sonic. Sin embargo, Naka empezó a tener problemas con los directivos de Sega en Japón, por lo que decidió mudarse a América al Sega Technical Institute (un estudio de desarrollo americano de Sega ya extinguido) para crear allí el Sonic the Hedgehog 2. Mientras tanto, Sega ya había presentado en el país del Sol Naciente su consola-accesorio Mega Cd, y se le encargó a Oshima la creación de una entrega de Sonic para el nuevo sistema. En teoría, Sonic Cd tendría que salir antes que Sonic 2, pero finalmente el juego fué retrasándose no saliendo al mercado japonés hasta septiembre del 93, llegando a Europa tan sólo un més después, y en noviembre de ese año 93 Sonic Cd desembarcó en los Estados Unidos. Y si algo estaba claro, es que el sistema necesitaba un juego de este tipo para sobrevivir, para que la gente corriese a las tiendas para hacerse con un Mega Cd con una copia del Sonic Cd. Por desgracia, como ya sabemos, Sonic Cd no fué capaz de revivir al sistema, aunque al menos se convirtió en uno de los mejores juegos de la máquina.

 Como ya se ha comentado, el desarrollo de Sonic Cd se alargó más de lo esperado, pero sinceramente mereció mucho la pena. Y es que la calidad del juego ya se aprecia desde el primer momento. Sonic Cd es el típico juego que ya entra por los ojos, con esos gráficos tan coloridos que tanto nos gustan, aunque dándole un toque más serio al juego con respecto a sus homólogos de Mega Drive. Pocas veces se usó tan bien la paleta de colores de la máquina como con este juego, siendo un ejemplo en el que deberían de haberse reflejado los demás juegos del sistema. A esto añadidle la gran cantidad de planos de scroll diferentes y de elementos en movimiento en los escenarios, y redondearán un apartado gráfico que sólo se puede calificar de excelente. Todo eso, por no hablar de las escenas en FMV que se incluyeron, que para alguien que como yo estaba acostumbrado a la Super, hizo que me quedara embobado en los escaparates de las tiendas donde tenían instalado un Mega Cd con este juego más de una vez.

 Si bien el apartado gráfico es sobresaliente, si por algo es recordado Sonic Cd es especialmente por su apartado sonoro. Los juegos de Sega siempre tenían buenas músicas, pero acostumbrados a los midis de Megadrive, el escuchar la calidad de audio de este juego resultaba sencillamente increíble, era verdaderamente un cambio casi generacional. Y no sólo sonaban muy bien los efectos y las músicas; es que además las músicas (para mi gusto, claro) son de las mejores que se puedan escuchar en ningún videojuego, clásico o actual. En Japón y en Europa pudimos disfrutar de la misma banda sonora para el juego, mientras que los yankees recibieron el juego con músicas distintas. Para las versiones japonesa y europea la banda sonora fué compuesta por Naofumi Hataya, con canciones de Keiko Utoku. Mientras, la versión americana presentaba composiciones de Spencer Nielsen. Si bien ambas eran de altísima calidad, a mí personalmente me gustan más las japoeuropeas que las yankees, debate este que mantuvimos estos días por el rincón de Adol. Sea como fuere, el sonoro es otro apartado en el que sobresale este Sonic Cd.

 En el apartado jugable se introdujeron matices que para mí no hicieron sino potenciar una fórmula que ya había demostrado su validez en el primer Sonic the Hedgehog. Estaba presente el Spin Dash (que ya habíamos visto en Sonic 2), pero como mayor novedad jugable hay que mencionar el Super Peel Out, que aumentaba aún más la velocidad de Sonic con respecto al Spin Dash. También, y esto es una de las características más reseñables del juego, teníamos a nuestra disposición hasta 4 versiones diferentes de cada nivel, ambientadas en 3 períodos de tiempo diferentes: Pasado, presente y futuro. Así, nuestras acciones en el pasado tenían influencia en el futuro, siendo éste factor temporal algo realmente novedoso por entonces. El juego estaba dividido en 7 rondas con 3 zonas cada una, siendo la tercera zona de cada ronda obligatoriamente en el futuro. Muchas de ellas estaban inspiradas en el primer Sonic, incluyéndose enemigos desechados del Sonic the Hedgehog. También Sonic Cd fué el primer juego en el que apareció Amy Rose (la novia de Sonic que posteriormente fué un personaje jugable en Sonic Adventure, por ejemplo) y Metal Sonic, un robot creado por el Dr. Robotnik para derrotar a Sonic, superando incluso su velocidad, y que también tuvo continuidad en la saga de Sonic, siendo un personaje desbloqueable en Sonic Adventure 2 Dx sin ir más lejos. En definitiva, que aunque el apartado jugable tenía sus peculiaridades con respecto a las entregas para Mega Drive, era (y es) una auténtica gozada el ponerse a los mandos de este juego… ah! y por no hablar de las maravillosas fases de bonus en pseudo 3d, toda una revolución visual en la época y que a día de hoy no han envejecido mal del todo.

 Sonic Cd apareció, 12 años después de su lanzamiento original, en el recopilatorio Sonic Gems Collection de Playstation 2 y Game Cube, pero por desgracia la versión de Game Cube (que fué la que nos llegó a Europa, la de Play 2 creo recordar que no salió de Japón) nos llegó con la banda sonora americana del juego, y lo que es peor, a unos deleznables 50 Hz, lo que provocó una oleada de críticas (y con razón) de la comunidad jugona.

Carátula del Sonic Gems Collection de Game Cube

 Creo que ya había comentado en el blog más de una vez, y creo que se puede deducir fácilmente de la lectura de este artículo; que para mí Sonic Cd es el mejor videojuego en 2d de la mascota de Sega, y muy posiblemente de toda su carrera en el mundo del videojuego. Con eso ya está todo dicho, yo simplemente espero que en Sega, que ya llevan muchos años de fiasco en fiasco en materia de juegos para su mascota (con las honrosas excepciones de los dos Sonic Adventure, claro) se fijen en su glorioso pasado para su Project Needlemouse, la resurreción de Sonic es necesaria no ya sólo para los segueros, sino para el mundo del videojuego en general.

 No sé si en lo que queda de año tendré más tiempo para escribir artículos para el blog, así que por si acaso os deseo a tod@s una feliz navidad y un próspero año nuevo, espero que sigamos mucho tiempo juntos recordando esos viejos juegos que tan buenos ratos nos han hecho pasar, ahora os dejo ya con un speed run (con trampas, eso sí xD del Sonic Cd que espero os guste.