jump to navigation

El revistero (IX): Revista Oficial Dreamcast 06/05/2014

Posted by Vecin in El Revistero, revistas, Videojuegos.
trackback

 Muchos de los usuarios que compramos Dreamcast cuando ésta aún tenía vida comercial, también teníamos una cita todos los meses con el kiosko, para enterarnos de las últimas novedades de la blanquita a través de la revista de la que trata el revistero de hoy, y de paso echarle un vistazo a las demos y vídeos que acompañaban a la revista. He de decir que, personalmente, no tuve contacto con la revista, ya que por aquel entonces me pillaba la Superjuegos y las Loading/Gametype. Una tercera revista hubiera sido un desembolso que, sinceramente, mi bolsillo no se podía permitir. Al fin y al cabo, mejor ahorrar para el Soul Calibur que para la Revista Oficial Dreamcast, no?

320px-ROD_01_cover

Portada de la R.O. Dreamcast nº1

Efectivamente, Soul  Calibur marcó un antes

y un después en la historia de los videojuegos

 A finales del año 1999 y principios del 2000, era ya más que evidente que a mi querida Nintendo 64 le quedaba poca vida. En esas navidades, aún había salido el Donkey Kong 64, pero más bien parecían los últimos estertores de un sistema que me había proporcionado muchas horas de diversión, y eso que por desgracia sólo podía tirar con mis propios juegos, ya que todos mis amigos y conocidos se habían comprado la Playstation. En esa época, me había puesto a currar, y lógicamente disponía de más posibilidades económicas que en mi época de estudiante. Aún no tenía Pc (aunque ya no transcurriría mucho tiempo hasta que un Pentium llegó a mi casa, acompañada de una conexión a internet), y mi única fuente de información del mundo del videojuego aún eran mis entrañables revistas. En estas revistas, se empezaban a oír rumores de una futura consola de Microsoft, del Proyect Dolphin de Nintendo (la cúal pensé muy seriamente que sería de nuevo mi elección en esa generación de consolas, al fin y al cabo ya tenía una Nes, una Super Nes y una N64) y, sobre todo, se hablaba de la PSX 2. Esta última ocupaba la inmensa mayoría de páginas dedicadas a la nueva generación en las revistas, y cualquier dato referente al nuevo sistema era analizado en profundidad en toda la prensa del sector. De nuevo, mis amigos y conocidos lo tenían claro desde el principio, y ellos se comprarían la PS2 hicieran lo que hicieran el resto de compañías. La verdad es que no me parece un comportamiento irracional; al fin y al cabo, ellos aún tenían sus PSX´s con infinidad de juegos, y el sistema no daba síntomas de agotamiento cuando ya faltaba poco para que apareciera su sucesora. Por esas fechas, había llegado a nuestro mercado la Sega Dreamcast, la cual yo le tenía cierto recelo después de las numerosas cagadas que había realizado Sega, pero no es menos cierto que seguía sus pasos con atención. Recuerdo perfectamente como fui a echarle un vistazo a la máquina a mi tienda favorita el día que salió a la venta, se me quedó cara de flipao cuando vi a Sonic hablando en inglés, pero con subs en castellano. Y lo buena que era la música… ese día fue imposible jugar (demasiada gente para un solo “kiosko”), y me fui a casa pensando que, si algún día me compraba una Dreamcast, Sonic Adventure sería mi primer juego. De todos modos, pensé que sería simplemente un shock producido al ver rulando juegos en un sistema muy superior técnicamente a mi N64. Si Sega quería conquistarme, debería de tener un catálogo consistente en el tiempo. Así que volví a centrarme en Dolphin, pero tanto en Superjuegos como en Loading, cada vez tenía más y más peso la Dreamcast. Sonic Adventure, Jet Set Radio, Blue Stinger, Resident Evil Code: Veronica… la verdad es que en Dreamcast no paraban de salir juegazos, de PS2 sólo se sabía que valdría cerca de 100.000 pelas y que iba a ser la pera, y Dolphin y Xbox; de momento, eran opciones aún lejanas. Así que llegó un momento en que ya no pude más: En la anterior generación, me había arriesgado con la N64 y no me había arrepentido en ningún momento, así que ahora me iba a arriesgar con Dreamcast. Y sí, el juego que acompañó a mi unidad fue el Sonic Adventure.

33683739

 Como ya he dicho anteriormente, en esa época me compraba la Superjuegos y la Loading, por lo que en su día nunca me compré la R.O. Dreamcast. Sí que me compré alguna Dreamplanet (sensiblemente más barata, al no llevar Gd´s de demos). La R.O. Dreamcast tuvo una corta vida al igual que la consola sobre la que giraba su temática, saliendo el primer número (sin contar los suplementos anteriores de la Hobby) en enero de 2000, siendo el último número el 19, aparecido en verano de 2001. Hay mucha gente en foros que añora y habla maravillas de esta revista, yo la verdad es que he mirado algunos números para realizar este artículo y no le veo nada de especial: previews, reviews, notas, listas de éxitos, algún artículo que raramente tiene interés y para de contar; de hecho el tufo que desprende de la “peor” Hobby Consolas es algo que me irrita sobremanera, me imagino que habrá gente que le guste la revista por la nostalgia que les inspira o por el hecho de incluir el Gd con vídeos y demos. La R.O. Dreamcast no incluyó nunca un VHS, así que os dejo con uno que incluyó la Hobby Consolas dedicado a la Dreamcast.

Comentarios»

1. adol3 - 07/05/2014

Si es que fue una de las dos únicas revistas dedicadas en exclusiva a la Dreamcast, y el nivel era bastante superior al de la Hobby de la época, y eso que eran primas.

Me gustaba la forma de redactar, con extensas preview y más largas review. Y el Gd Rom, eso era lo mejor, carne fresca todos los meses!

2. Anonimatus - 10/05/2014

Esta consola fue como la flor del cerezo que los samurais convirtieron en su símbolo, con una vida corta pero remarcable, pese a no tener un catálogo de juegos tan grande como el resto de consolas de su generación tiene uno de los catálogos con menor proporción de juegos malos y una de las mayores de juegos buenos jamas visto, por eso es tan bien recordada.

3. Clay - 10/05/2014

Yo todavía conservo con cariño la colección completa de 19 números. Aunque sí, al recordarla influye mucho el factor nostalgia…

4. Vecin - 10/05/2014

Anonimatus, estoy de acuerdo con tu comentario, añadir a lo que ya he dicho en el artículo que a pesar de su corta vida, jamás me arrepentí de su compra, de hecho es una de mis consolas favoritas.

Clay, al recordar este tipo de revistas, está claro que la nostalgia es un factor de peso para valorar las mismas…

Saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: